Novedades | La conceptualización del dispositivo Centro Educativo Terapéutico


Martes 17 de Enero de 2017

El Centro Alter, de la localidad bonaerense de Quilmes, es uno de los miembros socios de AIEPEsA. Este CET entiende que los Centros Educativos Terapéuticos se constituyen en un dispositivo valioso para la construcción de un marco simbólico, que permiten ubicar a sus concurrentes “un poco más allá de la discapacidad y más acá de la denegación de sus dificultades”.


 

La solidaridad infancia-escuela está anticipada desde el discurso social y nos hace difícil pensar a un niño fuera de la escuela. Ésta tiene en el niño punto de partida y de llegada de su saber-hacer teórico y técnico: pedagogiza la infancia. Por esto, se cree que el niño aprende a ser niño en la escuela. 
 
Entonces, ¿qué diferencia a una Escuela de Educación Especial de un Centro Educativo Terapéutico?
 
En la Escuela de Educación Especial encontraremos docentes portadores de un método que exige modos de comportamiento anticipados para su puesta en marcha, e intervenciones orientadas desde el ideal diacrónico de la psicología del desarrollo normotípico, y según la teoría de aprendizaje que valide el paradigma pedagógico de la época.

Por su parte, en el Centro Educativo Terapéutico habrá un referente de sala y/o un equipo interdisciplinario terapéutico, portadores de una mirada y escucha que permiten ubicar la respuesta singular del niño ante el sufrimiento y diseñar las consecuentes intervenciones educativo-terapéuticas. En el CET no hay función docente: hay función terapéutica con efectos educativos, lo que contrapone la lógica de cada caso sobre el "todo para todos" de la escuela.

Cada disciplina terapéutica construye su propio objeto de estudio e intervención. En solidaridad con el objeto desplegará sus métodos, lo cual no implica (necesariamente) la fragmentación de las intervenciones en el contexto de un equipo.

En este sentido, el paradigma convergente es un acuerdo de principios básicos en solidaridad con los cuales cada disciplina recurrirá a su caja de herramientas epistémica y diseñará estrategias específicas de intervención. Entiendo que el paradigma convergente es una construcción colectiva y a su vez singular a cada equipo de trabajo.
 
Desde el paradigma convergente, tomamos distancia de las concepciones que sostienen que: un organismo viviente y un sujeto psíquico son análogos; el aprendizaje es efecto de la acción unívoca e independiente, ya sea del que enseña, o de quien aprende -supuesto que dejaría al niño a su devenir experimentando texturas, explorando sensaciones, manipulando objetos, a la espera de procesos internos y espontáneos que produzcan operaciones de equilibracion a la modalidad de los niños normotípicos.
 
Concluyendo, el Centro Educativo Terapéutico es un dispositivo institucional adecuado para el tránsito institucional de niños cuyo modo de autoconstrucción sobre el mundo que los rodea convoca a un trabajo con esas soluciones y no contra esas soluciones. En ocasiones dicho trabajo es incompatible con las condiciones del dispositivo escolar.  
 
El CET se constituye entonces en un dispositivo valioso para la construcción de un marco simbólico que regule las relaciones con los demás; que respete las soluciones derivadas de particularidades en el funcionamiento psíquico con las que cuenta; y que se apoye en las mismas para promover sutilmente aprendizajes que le posibiliten inclusión verdadera en el colectivo social. Es decir, que le permita ubicarse más allá de la discapacidad y más acá de la denegación de sus dificultades.
 

Mg. Marcela Fernandez Amado
Directora Clínica del Centro Alter
Autora del trabajo "La conceptualización del dispositivo Centro Educativo Terapéutico", expuesto en la 1ª Jornada Nacional de CETs, realizada en octubre de 2016 por AIEPEsA e ISalud.
 

CONSULTAS / SOLICITUDES


Complete el formulario para enviar sus consultas. A la brevedad, un integrante de AIEPEsA se comunicará con usted.
Desde ya, muchas gracias.