Novedades | Historias de inclusión


Viernes 06 de Enero de 2017

A causa de una agenesia, Maximiliano Matto, de 24 años, no tiene las piernas ni el brazo derecho. Pero fue la natación lo que desde chico lo ayudó a superar las adversidades.

Explica que el amor por esta disciplina nació cuando, con cuatro meses, su mamá lo llevó por primera vez a un club en Merlo. "Lo vio como algo terapéutico, por la escoliosis congénita que tengo, pero también como una forma de inclusión. A medida que fui creciendo elegí esta disciplina porque me produce adrenalina y es mi vida".

Para este joven oriundo del oeste del conurbano bonaerense, la inclusión es "que no me miren y piensen: ‘Uh, pobre, tiene sólo un brazo’, sino que vean a un deportista de alto rendimiento y futuro periodista”.

Leer nota: https://goo.gl/dfhUJj.

CONSULTAS / SOLICITUDES


Complete el formulario para enviar sus consultas. A la brevedad, un integrante de AIEPEsA se comunicará £on usted.
Desde ya, muchas gracias.